Tapalpa Twist

Hay viajes que nos dejan con un muy buen sabor de boca, otros que nos dejan con ganas de regresar al instante en que estas haciendo tu maleta de regreso, digamos que nostálgicos, y hay otros, como este ultimo, que me dejan con una crisis existencial muy cañona, una crisis positiva, porque así soy yo jajaja, no le veo nada malo a sentirnos de pronto abandonadas, indiferentes, sumidas en nuestro propio pensamiento, al revés, siento que cuando pasa eso aunque no se siente muy bien, son los días de los que mas saco jugo… Sin saberlo claro, porque mientras pasan esos días te sientes real. Pero hoy es lunes, y es día de reactivar mi ejercicio con Sisy, de planear mi semana, de volver a la rutina con Carissa, quien sé que también lo agradece y de disfrutar cada ocurrencia de Massimo, que a sus tres años tiene respuesta para todo.

Hay tantas maneras de ver las cosas, ayer por ejemplo, estaba Massimo acabando de bañar que cuando terminan siempre va a darme un beso de buenas noches, Piero le cuenta un cuento y acabó su día para el. Ayer, se acercó y me dijo quedito que le contara yo el cuento, de primer respuesta dije qué flojera si eso le toca a Piero, por dos segundos lo traté de persuadir pero amo tanto la persistencia de los niños, gracias a Dios, siguió diciéndome quedito -pero yo quiero que tu me lo cuentes- y dije ok, una pude haberle contado el cuento, que es el mismo siempre, una trilogía de Rayo McQueen donde son los tres cuentos cortos con mensajes distintos, uno de persistencia, otro de habilidades, y otro, el mas bonito creo yo, de ser tu mismo; total que se lo he contado ya muchas veces, y siempre hago los diálogos distintos pero ahora dije, qué mas le puedo añadir para que no sea el mismo cuento aunque sea el mismo. Lo único que se me vino a la mente es divertirme yo también. Y empezó el relato, y ahora lo acerqué a mi pegadizos para que viera los dibujos que se los sabe de memoria al igual que los diálogos. Por un lado pude haber dicho pues ya no hay nada mas que contarlo ¿no? Pero gracias persistencia massimesca y le añadí efectos 4d jajajaja si, si tipo Cinépolis pero con muuuucho más amor. Cada vez que Rayo decía -ka-chow, mejor dicho cuuuuchaaauuuu- le hacia cosquillas, o lo movía, y el empezó a hacer lo mismo, total que acabamos el cuento con Ramoooounnnnn Ramooouuunnnn -como le dice Flo- y atacados de la risa que obvio no se quiso ir a su cama, nos abrazó a Piero y a mi y nos dijo -es que yo me quiero dormir con ustedes-.

Así que ayer tenia de tres: convencerlo de que su papá le contara el cuento por floja, contárselo de la misma manera que ya se sabe, ¡o! darle el twist, gracias Massimo por impulsarme a darte exactamente lo que querías, sin más ni menos, sin conformarte, bueno si con mucho más, con ese shot de #masparalosmios -un trago de mi propia medicina-.

Y como siempre me pasa, empiezo escribiendo sobre algo que no se a donde me llevará pero que si drenará lo que tengo en mi mente y corazón. Así que sea un viaje lleno de nostalgia, de impulso, o que Carissa esté agripada, que tu marido se compre una moto, que no sepas para donde te lleva la vida… ¡Lo que sea! Tienes de 3: hacértela difícil, dejarlo pasar ¡o! darle el twist y divertirte en el proceso :D.